Sobre la Meditación

Todo lo que hacemos afecta nuestro cerebro.

El Dr. Joe Dispenza, nos enseña acerca de la meditación:
El entorno al que estamos expuestos, y la forma en que nos comportamos, afecta nuestro cerebro todo el tiempo. Por lo tanto, el cerebro cambia constantemente.
Si vemos la importancia en la formación de nuestro cerebro, y si inculcamos cualidades de generosidad y amabilidad nuestro cerebro cambiará porque adoptamos esos hábitos mentales.

Y a través de ese cambio, podemos producir cambios duraderos, transformaciones duraderas en nuestra experiencia y comportamiento. 

Y la mejor manera que se está descubriendo para poder cambiar estos hábitos, es a través de las prácticas de la meditación.
No se necesita ser un monje budista, pero sí aprender de ellos.
No necesitas 50 mil horas de meditación, pero sí una práctica constante, donde importe la calidad más que la cantidad de minutos y horas.
Básicamente hay cuatro formas de meditar, en cuanto a la posición de nuestro cuerpo:
De pie, caminando, sentado y acostado.
Y en todas estas formas encontramos la misma idea, que es que, cuando estás verdaderamente presente, ósea aquí y ahora, desaparece el tiempo y el espacio.
Cuando estás verdaderamente presente, el cerebro posterior, que es la fábrica de las hormonas del estrés, se calma y el cerebro anterior empieza a silenciar el resto del cerebro. Osea, hay comunicación de las neuronas que tiende a bajar cualquier percepción negativa.
En ese momento, no te distraes con nadie, nada, con ninguna estimulación extraña.
Podríamos asemejarlo a un control de volumen.
Todos nos identificamos con nuestro cuerpo, lo cual está bien, pero ya sabemos que somos cuerpo, mente y espíritu, y la meditación logra que las personas vayan más allá de su identidad como cuerpo, más allá de su identidad como la persona que conoce, con todas las etiquetas que se ha puesto y más allá de las cosas que posee, más allá del lugar que vive; la meditación nos puede llevar más allá del mundo externo o realidad presente y más allá del tiempo.
Es una destreza y como toda destreza, se puede prácticar en cualquier nivel, a cualquier edad, y seguir desarrollando durante toda la vida.
Entonces, ¿qué sucede cuando meditamos?
En sencillas palabras, cuando entramos en meditación dejamos a un lado el cuerpo físico, sin desconectarnos de el, porque seguimos respirando y nuestro corazón sigue latiendo, pero al cerrar los ojos nuestro enfoque es otro.
Somos capaces de entrar en la mente subconsciente profunda. Y una vez allí, nos sentimos a gusto, porque aquello siempre te espera.
En un momento se entra en un estado alterado de consciencia, donde las ondas cerebrales comienzan a cambiar de ondas cerebrales beta, al estado beta elevado despertando al alfa. Y en alfa, lo que sucede, es que el mundo interior comienza a ser más real que el mundo exterior. Y a medida que las ondas cerebrales se vuelven más lentas, te conectas con ese sistema nervioso autónomo, que solo quiere hacer una cosa: crear orden y equilibrio en tu cuerpo.
Las ondas cerebrales se vuelven altamente coherentes y cuando eso pasa, esa energía se mueve hacia el corazón.

En ese momento las personas se sienten conectadas a algo mayor, algo que te conoce mejor que tú mismo y que siempre ha estado allí.
Están teniendo una experiencia interna que es más grande que su trauma, su diagnóstico, su miedo. Lo que sea que esté sucediendo en el cerebro es más real que cualquier cosa que haya sucedido en el entorno externo.

El sistema nervioso simpático se ha encendido. Este sistema se activa para huir cuando nos sentimos amenazados, pero en lugar de encenderse como sí lo persiguiera un depredador, toma toda la energía almacenada en el cuerpo y la conduce al cerebro. Y, de repente, el cerebro entra en otro estado llamado gamma y donde está activado por la experiencia interior, pero no es por un depredador o un peligro, ahora es por algo elevado.

Para alguien que recién comienza es incómodo porque no es conocido, pero por otro lado, sientes unas gran dicha. Sabes que todo a tu alrededor y dentro de ti está vivo y está lleno de amor.
Y crear emociones elevadas como la gratitud, es sanador en cualquier ámbito.

  • Icono social de Spotify
  • Icono social de iTunes
  • Mente Positiva
  • Mente Positiva
  • Icono social de YouTube

© 2019 Mente Positiva Life - Todos los derechos reservados

Política de cookies    Política de Privacidad     Términos y Condiciones